lunes, 8 de enero de 2018

El imperio de Yegorov

Estoy absolutamente convencido de que los grandes eventos tienen su origen en una cosa muy pequeña”



  A Manuel Moyano (Córdoba, 1963) le fascina la narrativa fantástica, así como su interés por asuntos antropológicos. Bajo estas líneas nace un experimento arriesgado que le ha salido bien, El imperio de Yegorov (Anagrama, 2014).   Finalista del premio Herralde de Novela, El imperio de Yegorov es una obra de estructura totalmente original, que permite al lector adentrarse en ella sin ningún problema aún funcionando en varios planos. En la misma marmita se mezcla aventura, tintes policíacos, política, sátira social y ciencia ficción. Una novela teñida de ironía que es también una reflexión sobre la fugacidad de la existencia humana y la búsqueda de la inmortalidad.
  1967. Partiendo del diario de Shigeru Igataki, miembro de un grupo japonés que investiga a unos aborígenes en Papúa-Nueva Guinea, sabemos que a esta expedición pertenece Izumi Fukada, una atractiva joven estudiante de antropología que contrae una extraña enfermedad que es el detonante de un increíble hallazgo: el descubrimiento de una extraña larva que habita en los peces, el Yashirum y también de su inhibidor, el eletu, procedente de unas flores amarillas. Pero más aún: la arriesgada apuesta por la eterna juventud y las fuentes de la inmortalidad a manos de la industria farmacéutica y química.
   Este episodio trivial es el primer eslabón de una imprevisible cadena de acontecimientos que prosigue en Japón, salta a los Estados Unidos y termina alumbrando, setenta y cinco años después, una pesadilla distópica a escala planetaria.
   El imperio de Yegorov sorprende al lector por su audacia técnica, por la originalidad de su trama y por su ritmo imparable. Un experimento lleno de personajes como el médico Yasutaka Mashimura, el misionero Ernest Cuballó, el poeta Geoff LeShan, la actriz Lillian Sinclair, el policía Walter 'Capullo' Tyndall o el abogado Alexandr Shabashkin junto a un elemento muy importante y clave en la narración: la elatrina.
   Manuel Moyano comenta que lo escribió en quince días de rabiosa inspiración, ya que ese momento, según él, no es algo que se sostiene por mucho tiempo «di de repente con el argumento, el tono y el medio... y eso se da pocas veces en la literatura». El libro posee un ritmo intenso porque está escrito bajo el mismo estado.
   Es una historia contada desde una documentación muy diversa y original, como diarios, cartas, correos, prospectos farmacéuticos, un sms, un testamento, informes de detectives, noticias y transcripciones de grabaciones, obituarios o comentarios de blog, entre otros. "Gracias a esa técnica he conseguido crear una tensión narrativa y que el lector quiera continuar para saber qué va a pasar; también creo que la novela destaca por su tono humorístico, ya que lo satírico domina toda la obra"
  Pero no serán ni Nueva Guinea ni Osaka los escenarios de la perdición humana, sino un gigantesco y blindado laboratorio, la Pine Chemical, en Pasadena, Estados Unidos, capaz de gestionar por igual la vanidad inmensa de las estrellas de Hollywood, de los congresistas americanos, de los deportistas o de los cantantes de rock. Un rentable mundo de dependientes de su dosis diaria y de gangsters y mafiosos sin escrúpulos. Setenta y cinco años de intriga novelada, con gran riqueza inventiva y verbal.
   A partir de ahora la forma de mirar a los ojos de la gente nos va a ser diferente.

Anexo: Imágenes cedidas por 

Yashirum fasciola
Eletu

Elatrina

El doctor Nintai

Posibles inoculados

Más información: Plataforma ciudadana contra Yegorov

jueves, 4 de enero de 2018

Manuel Moyano

El autor sintético


   Seguramente 2017 le ha deparado al escritor Manuel Moyano grandes alegrías literarias no solo porque ha visto la luz la publicación de su primer libro dirigido al público infantil, Aventuras del piloto Rufus, donde Rufus, Doris y el Coronel Cornelius realizan un viaje por lugares increíbles y disparatados, sino también por la publicación de El abismo verde, obra centrada en una ciudad desconocida en la selva amazónica , y además por la concesión del XVII Premio de Novela "Carolina Coronado", de Almendralejo, por La hipótesis de Saint-Germain, novela de corte fantástico que trata de un personaje real del siglo XVIII y de su supuesta inmortalidad.
  Manuel Moyano (Córdoba, 1963) creció en Barcelona y desde 1991 es ciudadano de Molina de Segura (Murcia). Excelente y premiado escritor, ha obtenido galardones como el Tigre Juan por El amigo de Kafka (2001), el Tristana por La coartada del diablo (2007) o el Celsius de la Semana Negra de Gijón por El imperio de Yegorov (novela también Finalista del Premio Herralde en 2014).

   Como autor de narrativa breve ha dado a la imprenta El oro celeste (2003), El experimento Wolberg (2008) y Teatro de ceniza (2011), cuyas piezas han sido acogidas en numerosas antologías. Otros de sus títulos son Dietario mágico (2002), resultado de un trabajo de campo sobre la curandería, Travesía americana (2013), relato de un viaje en familia a través de Estados Unidos y La agenda negra (2016), un thriller hipnótico donde su protagonista, el justiciero Ulises Roma, encuentra una agenda de tapas negras cuyo enigmático contenido le llevará a cometer un acto tan gratuito como imprudente. El dilema del "ojo por ojo".
    Manuel Moyano trabaja como gestor cultural en el ayuntamiento de Molina de Segura, estando detrás de la puesta en marcha del Premio Setenil, el más importante en el género del relato corto, y del ciclo de encuentros literarios Escritores en su tinta, por el que ha pasado los mejores escritores españoles y extranjeros del panorama literario. 
   El efecto de la "radioescribidad" es la causa de la actividad literaria tan intensa de este escritor, ganándose pronto un nombre junto a otros escritores conocidos como 'los autores del meteorito', en referencia al que cayó en el municipio en el siglo XIX, y perteneciendo así a la llamada "Orden del Meteorito".
  El escritor cordobés es un narrador nato que ha creado un estilo abierto a todo tipo de géneros con una manera de escribir que se distingue a distancia. De historias sintéticas que van al grano a través de un lenguaje pulcro y exacto. Con un gusto por lo extraordinario y por lo original inquietante se enfrenta ante un incrédulo lector que duda ante la veracidad del propio relato.

Próxima reunión 9 de Enero de 2018 a las 6 en punto

   Reunión y encuentro con el escritor Manuel Moyano en la Biblioteca Salvador García Aguilar, de los Clubes de lectura Mercedes Mendoza y SGA para comentar su novela.

El imperio de Yegorov
Manuel Moyano
   

   En 1967, una atractiva estudiante de antropología llamada Izumi Fukada contrae una extraña enfermedad en la isla de Papúa Nueva Guinea mientras forma parte de la expedición japonesa que busca a la tribu perdida de los hamulai. Este episodio trivial es el primer eslabón de una imprevisible cadena de acontecimientos que prosigue en Japón, salta a los Estados Unidos y termina alumbrando, setenta y cinco años después, una pesadilla distópica a escala planetaria.
   Novela de aventuras y policiaca, thriller político, sátira social y relato de ciencia ficción –todo ello a la vez–, El imperio de Yegorov sorprende al lector por su audacia técnica, por la originalidad de su trama y por su ritmo imparable. 


Fuente: Anagrama

martes, 12 de diciembre de 2017

Aoife

Cuando leer es un suplicio

   

   Aoife, la pequeña de los Riordan y una de los protagonistas de la novela Instrucciones para una ola de calor de la escritora británica Maggie O'Farrell, tiene un secreto. Es disléxica. 
   Nadie lo sabe, nadie lo reconoce. Incluso en la actualidad el diagnóstico de este trastorno del aprendizaje de la lectoescritura es difícil de determinar, así que en la época de Aoife, su comportamiento se asociaba a la torpeza, la pereza, al retraso mental.
   Cada niño tiene un ritmo diferente de aprendizaje, y esto no es necesariamente algo sobre lo que preocuparse. Sin embargo, problemas recurrentes en la lectura y en la escritura nos proporcionan posibles indicios de dislexia, que se manifestarán de un modo diferente según el momento del desarrollo.
   La dislexia normalmente aparece en edades tempranas y persiste en la edad adulta, atenuado gracias a las estrategias de compensación. A pesar de que no tiene nada que ver con la inteligencia, suele dificultar el aprendizaje, pues confunden letras, sílabas y sonidos; y esto les supone un reto para escribir, leer, comprender y expresarse. Hasta un 40% del fracaso escolar es debido a la dislexia. Una vez diagnosticada, existen herramientas y ejercicios para llevar una vida normal. Cuanto antes se diagnostique, más se podrán evitar los problemas derivados como el fracaso escolar o problemas conductuales.
   Las manifestaciones de la dislexia son diferentes según la edad. No todos los niños manifiestan todos los síntomas, pero es importante observar si se presentan varios de ellos y, sobre todo, si existe algún problema de adaptación.


   No es de extrañar que en una aula de primaria uno de cada 25 alumnos presente síntomas de dislexia. Pero, ¿cómo la podemos detectar?

1. Problemas de comprensión lectora y de escritura

– Hace sustituciones, inversiones, omisiones y/o adiciones de letras o palabras.
– Cuando escribe no entendemos nada.
– La ortografía y la fonética es inconstante.
– Cuando escribe hace mucha presión sobre el papel.
– Confunde unas letras con otras y cambia y sustituye las sílabas de las palabras.
– Lee sin comprender lo que está leyendo.
– Es frecuente que se “coma” palabras cuando lee o las repita sin ser consciente de ello.

2. Problemas con las matemáticas

– Utiliza los dedos para hacer operaciones.
– Le cuesta manejar bien el dinero.
– Dificultades para comprender el tiempo y las posibles tareas planeadas.

3. Problemas con la memoria, cognición y lenguaje

– Suele utilizar imágenes, iconos y sentimientos en lugar de sonidos y palabras.
– Tiene una excelente memoria a largo plazo (experiencias, lugares, caras).
– Muy mala memoria para recordar lo que aprendió el día anterior.
– Se distrae muy fácilmente con los sonidos.
– Cuando habla lo hace con frases entrecortadas e incompletas. No pronuncia bien y a veces tartamudea.

4. Problemas de coordinación psicomotriz

– Presenta dificultades en habilidades motoras (le cuesta atar los cordones de los zapatos).
– Tiene poco equilibrio.
– Tiene dificultades de coordinación sobretodo en actividades físicas, lúdicas, etc.
– Si hace movimientos fácilmente se marea.
– Puede ser ambidiestro y con frecuencia confunde la izquierda de la derecha o el arriba del abajo.

5. Problemas con la visión

– Tiene problemas de vista y oído.
– Destaca por su capacidad de observación y agudeza visual.

6. Problemas de personalidad

– Es desordenado, compulsivo y perfeccionista.
– Son frecuentes los cambios de humor. Emocionalmente es muy sensible.
– Es curioso y creativo.

7. Problemas de salud

– Propenso a las infecciones del oído.
– Sueña muy profundo o se despierta con facilidad.
– Continúa mojando la cama.
– Sensible a comidas con aditivos y productos químicos.

Fuente: Integratek